Ara tambè pàgina de Facebook

http://www.facebook.com/lapediatriadeldiaadia
Pots seguir-nos clicant "m'agrada"

jueves, 23 de febrero de 2012

MOJAR LA CAMA


En el blog  Diario de una mamá pediatra, uno de mis preferidos, Amalia Arce nos explica muy bien que es LA ENURESIS. También podeis encontrar mucha información sobre el tema en Guia Infantil y Incontinencia Infantil

La enuresis consiste en la emisión involuntaria e inconsciente de orina en niños mayores de 5 años. Si ocurre durante la noche, que es lo más frecuente, recibe el nombre de enuresis nocturna

Se define como enuresis primaria, si el niño nunca ha conseguido controlar la micción y secundaria, cuando ha habido un periodo previo de entre 6 y 12 meses de control. En la enuresis secundaria habría que buscar problemas emocionales o situaciones estresantes que ya hayan desencadenado el malestar en el niño, que lo expresa volviendo a mojar la cama.
No habría que preocuparse si el niño no controla la diuresis por la noche antes de los 5 años. También es frecuente que entre los 6 y los 10 años haya algún escape ocasional sin tener un significado patológico.


El trastorno es bastante frecuente en la población, más en niños que en niñas, hay un componente genético por lo cual son comunes los antecedentes familiares. Resulta tranquilizador saber que suele desaparecer por sí mismo.

Generalmente la enuresis provoca malestar en el niño, que se hace más importante cuánto mayor es. Pronto aparecerán situaciones conflictivas cuando tiene que dormir fuera de casa (colonias, casa de los amiguitos, etc), porque mojar la cama genera vergüenza y también les avergüenza evitarlo llevando pañal. Los niños suelen pedir a sus padres que lo mantengan en secreto.

Hay otros niños sin embargo a los que no les preocupa porque así obtienen atención de sus padres y de alguna manera vuelven a ser tratados como cuando eran mucho más pequeños.

Que hacer: 

1- Antes de acostarse, el niño no debe beber líquidos en las dos últimas horas. Igualmente hay que tener en cuenta el tipo de cena que realiza, para que no sea muy salada, lo que le daría sed. El niño que tienda a aguantar mucho durante el día sin orinar, y sin embargo, se haga pis por las noches, se le animará cada dos horas a ir al baño.

2- Es recomendable que el niño realice ejercicios de entrenamiento vesical, consistentes en interrumpir el "chorro de orina" unos diez segundos y después volver a orinar varias veces en la misma micción. Lo ideal es plantearlos como un juego para que el niño se interese. Están especialmente indicados a los niños que van muchas veces a hacer pis durante el día, casi siempre en pequeñas cantidades, y que sufren escapes frecuentes por la noche.

3- Es importante que el niño orine antes de irse a la cama.

4- El uso de calzoncillos y braguitas absorbentes resulta una opción higiénica adecuada, especialmente en invierno. Su utilización puede evitar que sientan vergüenza o fracaso al despertarse mojado. En cualquier caso, con o sin pañal, el niño debe de ser encargado de cambiarse de ropa, quitarse la braguita y tirarla a la basura o llevar las sábanas a la lavadora. No como castigo, sino aprendiendo a ser responsable. Existe cierta controversia en lo referente a despertar a los niños por la noche. Si se hace, se debe intentar que el niño sea consciente de lo que está haciendo. Puesto que él no se levanta al sentir la necesidad de orinar, sino porque le despiertan, cuando se deja de repetir esta acción, suele recaer. 

5- En niños pequeños se les puede motivar haciendo un calendario dibujando un sol o una nube con llúvia segun si se ha levantado sec@ o mojad@ y utilizar el programa de recompensas. No obstante, recuerda que en las primeras etapas las noches sin mojar la cama con frecuencia serán escasas y espaciadas en el tiempo, así que no permitas que tu hijo se desanime y desmotive en las primeras etapas, ya que eso daría lugar a una respuesta negativa.
- Las recompensas deben ser pequeñas y valiosas para el niño.
- Asegúrate de establecer reglas de comportamiento, cuando el niño moja la cama, como por ejemplo, que se ocupe él mismo de las sábanas mojadas y cambiarse de ropa. Es también importante recompensar al niño cuando se siguen dichas reglas.
- Recuerda siempre que hay que recompensar los comportamientos positivos, no las noches sin mojar la cama, ya que de esta forma es más probable que obtengáis éxito a largo plazo.

6-  En niños mayores, puede ayudar el explicar cómo funciona la micción y su control, en casa o en la consulta del pediatra, por ejemplo con una lámina de anatomía.

7- Solucionar los factores psicológicos desencadenantes si existen.

Vuestro pediatra está siempre allí para ayudaros en el proceso. Puede sugerir el uso de medicación o alarmas que aún siendo efectivas, siempre se deben tener en cuenta todas las premisas anteriores. 

Cosas que convendría evitar:
  • Broncas y castigos, ya que los escapes no son voluntarios

  • Avergonzar al niño delante de otros niños, ya que disminuye la autoestima y no ayudan a que confíe en su capacidad de resolver el problema

  • Tratarle como si fuera un niño pequeño o prestarle más atención debido a este tema

  • Evitar el problema como si no existiese y no responsabilizar al niño en su solución






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada