Ara tambè pàgina de Facebook

http://www.facebook.com/lapediatriadeldiaadia
Pots seguir-nos clicant "m'agrada"

lunes, 15 de junio de 2015

Picaduras y repelentes

Hoy toca hablar de picaduras y qué hacer. Os recomiendo la entrada de En Familia




Cuando un insecto (mosquito, avispa, abeja, pulga, etc.) o una araña pican, inoculan sustancias en el cuerpo que irritan la piel, haciendo que aparezcan habones o ronchas en la zona en la que han picado.

Que hacer? lavar con agua fresca y jabón. 
Si  el niño tiene muchas picaduras, el picor es muy intenso o si está muy molesto, se puede aplicar una solución de calamina o amoniaco con una barrita, de venta en farmacias; hay que recordar que no se pueden aplicar en las mucosas (boca, ojos, dentro de la nariz). También el frío local suele mejorar los síntomas. 


Si se hinchan mucho, se puede aplicar una crema de corticoide localmente .No se recomiendan las cremas con antihistaminicos tópicos. si hubiera mucho picor se podría dar un antihistaminico via oral. 


Ante la posibilidad de sobreinfección por rascado se puede aplicar desinfectante tipo cristalmina.
Si las lesiones progresan, dan fiebre o producen reacciones importantes se debe acudir al médico. 


También existe el llamado prúrigo que son "muchas picaduras" como reacción de hipersensibilidad a picaduras verdaderas, que se presentan muy frecuentemente en niños de 2 a 7 años, más si son atópicos, i en cualquier época del año aunque más frecuentes en primavera y verano.


La información que os pongo a continuación sobre
repelentes la he sacado del bloc Dermapíxel de Rosa Taberner, dermatóloga del Hospital Son Llátzer de Palma de Mallorca.


 ¿Qué hacer para que al niño no le piquen los mosquitos? ¿Todos los repelentes funcionan igual? ¿Cada cuánto se aplican? ¿y los productos “naturales”? ¿Sirven para algo? ¿El fotoprotector va antes o después? ¿Son seguros o también existen riesgos asociados a su uso? Vamos a intentar aclararlo.

En primer lugar, vale la pena mencionar que el repelente de insectos más seguro es la utilización de ropa adecuada. Claro que en épocas de elevadas temperaturas y en zonas de bajo riesgo de transmisión de enfermedades eso puede ser bastante inviable.

Por eso, siempre que nos encontremos en territorio “enemigo” (mosquitos, garrapatas, simúlidos, pulgas, chinches), es recomendable utilizar algún tipo de repelente químico para insectos (sí, he dicho “químico”, los productos “naturales” también lo son). Los más utilizados por su eficacia contienen DEET, Indalone, Rutgers 612, DMP (dimetilftalato) o Picaridina, citronella, en diferentes presentaciones y concentraciones. La permetrina, en cambio, se considera no un repelente, sino un insecticida de contacto.


Nos podemos quedar extasiados intentando elegir el mejor repelente de insectos
Respecto a su eficacia, los repelentes sintéticos (hemos quedado que químicos lo son todos) se consideran más efectivos y con mayor remanencia. Varios estudios consideran que el DEET (N,N-dietil-m-toluamida) sigue siendo el repelente más eficaz en la protección contra mosquitos. La CDC recomienda por igual el DEET, picaridinaaceite de eucalipto (de eficacia similar al DEET a bajas concentraciones) y IR3535 para la protección contra los mosquitos. La picaridina huele menos que el DEET y no daña los plásticos (cuidado con ponerse repelente y luego manipular cámaras de fotos o teléfonos móviles). La citronella también ha demostrado su eficacia contra los mosquitos, incluso contra Aedes aegypti, pero ésta requiere reaplicación cada 30-60 minutos. Las pulseras que venden en las farmacias, podrían ser eficaces, pero en un radio de acción muy pequeño (tendríamos que anillar a todo el niño), y los cacharros de ultrasonidos no han demostrado su eficacia. Las velitas de citronella tan utilizadas han demostrado su utilidad en algún estudio, y su ineficacia en otros.

No soy de mencionar marcas, y desde luego no tengo ningún conflicto de interés en este aspecto, pero por curiosidad he mirado qué principios activos llevan los repelentes más conocidos:
  • Relec Infantil. Contiene IR3535 al 20%, puede usarse en mayores de 2 años y proporciona hasta 6 horas de protección.
  • Relec Fuerte. A base de Picaridina 20%, enoxolona 0,5%. Puede usarse en mayores de 2 años con unas 6 horas de protección.
  • Relec Extra Fuerte. Es el que se recomienda cuando viajas a zonas de alto riesgo de malaria u otras enfermedades transmitidas por insectos. Contiene DEET al 50% y aceite de geraniol, puede usarse en mayores de 3 años y proporciona hasta 8 horas de protección. Doy fe de que se "come" literalmente el plástico, así que cuidado con lo que tocáis después de aplicarlo.
  • Existe un Relec Herbal, que contiene Eucalyptus citriodora 40%, aceite de geraniol y aceite de lavanda. En niños mayores de 3 años, aunque tiene que reaplicarse con mayor frecuencia.
  • MosiGuard Aerosol contiene Eucalyptus citriodora al 40%.
  • Autan Plus contiene Picaridina al 20%.
  • Goibi Xtreme Antimosquitos tropical. DEET 45%.

¿Y qué hay de la seguridad? Los repelentes pueden provocar irritación de la piel y mucosas, y en algunos casos, incluso sensibilizaciones y dermatitis de contacto alérgica (también los naturales), así que allá van una serie de recomendaciones(extraídas de MedlinePlus):

  • Aplicar el repelente con moderación, y únicamente en piel expuesta o pulverizando en la ropa (vale la pena hacer una prueba antes sobre la ropa, no sea que las manchas sean persistentes. Además el DEET puede fastidiar tejidos sintéticos).
  • Tener cuidado de proteger los ojos y mucosas.
  • Limitar los productos con elevadas concentraciones de repelente únicamente en casos de riesgo de enfermedad (áreas con dengue, paludismo, fiebre amarilla, etc.).
  • No inhalar ni ingerir (ésta es de cajón).
  • En niños y mujeres embarazadas, en caso de tener que utilizar DEET, que sea a baja concentración (<30%).
  • No aplicar el repelente en las manos de los niños, ya que probablemente se frotará los ojos o se llevará los dedos a la boca.
  • No utilizar ningún tipo de repelente en niños menores de 2 meses.
  • En niños de 2 meses a 2 años, no aplicarles más de una vez al día.
  • En general, los repelentes en spray y aerosol se toleran peor, sobre todo en niños (mejor en crema o emulsión).
  • Limpiar la piel una vez haya pasado el riesgo de picadura.
  • En caso de tener que utilizar fotoprotector, aplicar primero el filtro solar, y al cabo de media hora, aplicar el repelente evitando la boca, los ojos y las manos.

Algunas otras medidas sencillas pueden disminuir y evitar algunas picaduras durante el verano:
  • Evitar los paseos a la caída del sol cerca del agua.
  • Cuando se vaya al campo – más importante si hay agua cerca - conviene vestir con camiseta de manga larga, pantalones largos y calcetines de colores claros. También es recomendable llevar una manta para sentarse sobre ella.
  • Podemos aprovechar para hidratar la piel con Natural Honey  aceite de Almendras Dulces que sin ser muy científico su efecto, ayuda a repeler los mosquitos, eso si aplicado cada 2-3 horas.
  • Usar repelentes eléctricos y mosquiteras para dormir.
  • Poner collar antipulgas a los perros caseros.
  • Enseñar a los niños que no levanten las piedras. Los escorpiones (también las víboras) se esconden debajo.
  • Los padres de niños que hayan sufrido una reacción grave por la picadura de una abeja o una avispa deben tener un autoinyector de adrenalina y saber cómo utilizarlo. Si el niño es mayor, también debe saber cómo hacerlo. Además, es recomendable consultar con un alergólogo para valorar un tratamiento de desensibilización con una vacuna.

Pues ya sabéis, sobre todo ahora que viene el buen tiempo, cuidado con las picaduras. Y precaución extrema si viajais a determinados países.

1 comentario: